Declaración en el segundo aniversario de la invasión rusa de Ucrania


Red Europea de Solidaridad con Ucrania (RESU)
10 de Febrero de 2024

El 24 de febrero de 2024 se cumplen dos años de la invasión a gran escala de Ucrania por parte de Rusia. Esta invasión totalmente injustificada ya ha costado la vida de al menos 20.000 civiles ucranianos y más de 100.000 soldados. Millones de personas se han visto obligadas a huir al extranjero, millones más están desplazados dentro de Ucrania.

El agresor sigue destruyendo ciudades enteras e infraestructuras civiles (redes de electricidad y calefacción, escuelas, hospitales, ferrocarriles, puertos, etc.). El ejército ruso ha llevado a cabo matanzas masivas de ucranianos (tanto soldados como civiles). La violencia sexual forma parte estrategia del agresor. Muchos ciudadanos (incluidos niños) han sido deportados por la fuerza a Rusia y Bielorrusia.

El presidente ruso Vladimir Putin, el gobierno ruso, las principales fuerzas políticas de la Federación Rusa, los líderes religiosos y los medios de comunicación promueven una agenda imperialista que niega a los ucranianos su derecho a la independencia, la condición de Estado y la libertad de elegir alianzas políticas.

El pueblo ucraniano se niega a ser víctima pasiva de esta agresión y está resistiendo masivamente a la invasión, con y sin armas. La autoorganización de las bases (sindicatos, organizaciones feministas y asociaciones de derechos civiles) está desempeñando un papel vital en la defensa del país y la lucha por una Ucrania libre, social y democrática.

Sin embargo, en vista de la complicada situación política mundial (ejemplificada por el bloqueo del Partido Republicano a la ayuda financiera a Ucrania en el Congreso de los EE.UU.), la movilización en apoyo de la resistencia militar y civil de los ucranianos es más necesaria que nunca.

El gobierno ruso ha aumentado en un 70% los recursos de su propia industria bélica, a los que hay que añadir fuerzas mercenarias privadas y diversas formas de subvención destinadas a hacer la guerra aceptable a las poblaciones más pobres de la federación, cuyos hombres son movilizados como carne de cañón. Putin también está explotando la hipocresía de la retórica "democrática" de los países occidentales para desviar a la opinión pública de la crítica a sus propios crímenes en Ucrania.

Al mismo tiempo, la solidaridad con el pueblo ucraniano se está viendo socavada por un discurso dominante que presenta el gasto "para ayudar a los ucranianos" como una justificación para los recortes en los presupuestos sociales y el aumento permanente del gasto armamentístico.

La legítima aspiración a la paz, acompañada de la exigencia de respuestas urgentes a las emergencias sociales y ecológicas no puede hacerse a costa de las vidas y los derechos de los ucranianos: debe transformarse en una exigencia de transparencia sobre el gasto real del gobierno que rechace el aumento permanente de la militarización y las políticas económicas socialmente regresivas, a nivel nacional y mundial.

Ucrania no puede ganar sin armas suministradas por la OTAN para repeler al invasor. Sin embargo, lo que representará la victoria final sobre Putin no será una victoria para Occidente en la lucha de grandes potencias por el dominio mundial, sino un triunfo de la resistencia del pueblo ucraniano y su derecho a decidir su futuro.

Como tal, será una victoria universal para las naciones pequeñas y el principio democrático.

Hacemos un llamamiento para que la semana en torno al 24 de febrero (19-25) sea un momento de acción internacional contra la invasión rusa y en solidaridad con Ucrania.

¡Paz para Ucrania! ¡Alto a la guerra de Rusia! ¡Alto inmediato a los bombardeos rusos y retirada de todas las tropas rusas de toda Ucrania!

¡El más amplio apoyo y solidaridad con el pueblo ucraniano en su legítima resistencia legítima a la invasión rusa!

Para añadir el nombre de su organización a este llamamiento, escríbanos a [email protected]